Estás leyendo: Cómo optimizar Windows 10 y no morir en el intento.
R T F

Cómo optimizar Windows 10 y no morir en el intento



Ya les había hablado de los beneficios de usar alguna distribución de Linux para aprovechar de mejor forma los recursos, a veces escasos, de nuestros equipos. Linux es, sin lugar a dudas, LA opción a la hora de elegir un sistema operativo si lo que queremos es usar software sin gastar un céntimo y mejorar el rendimiento de nuestros dispositivos. Pero si le tienes miedo al cambio, y no te atreves a dar el paso al mundo Linux, entonces lo que puedes hacer es comenzar a hacer unos cambios en tu Windows 10, para que usarlo no sea un sufrimiento para los componentes de tu PC.

Windows 00

Antes de empezar, decirte que sabemos que le tienes cariño a tu Windows 7, incluso algunos a 8 y 8.1, pero Windows 10 ha significado una gran mejora con respecto a sus predecesores y, nos guste o no, hay que avanzar, y como este último vino para quedarse, te recomiendo resignarte a él y conocerlo para llevarse bien. Además, recuerda que el soporte estándar para Windows 7 finalizó en enero de 2015 y el de Windows 8 finaliza en enero de 2018.

A pesar del avance que ha significado Windows 10, este se ha coronado, desde su lanzamiento, como el Sistema Operativo más fisgón de la historia de Microsoft. La cantidad de procesos corriendo en segundo plano para recabar información son groseros, y se notan cuando tienes un equipo con modestos componentes. Además de lo anterior, viene pre-configurado para saber y enviar informes a Microsoft de prácticamente todo lo que haces y dejas de hacer.

Cortana, el asistente de Windows 10, se retroalimenta de todo lo que haces en el sistema. De ello aprende y puede ofrecerte mejores soluciones a los quehaceres del día a día. Pero la vida fácil tiene su contra-parte. La privacidad es donde Microsoft nos ha pegado fuerte, y cada cosa que haces es recopilada por el sistema y enviado a Microsoft para su análisis y uso en el desarrollo y mejora de los productos de la compañía.

Lo que viene a continuación está destinado a esos usuarios medios, que usan sus equipos –de sobremesa o portátiles— para mandar y recibir mails de trabajo, un poco de Word, Excel, navegar y poco más que eso. Los usuarios con más recursos también pueden seguir estos consejos, nunca están demás. Vamos a optimizar nuestros equipos para que tanto el arranque y el uso se hagan un poco menos pesados para los equipos y sus componentes, y así ahorrarnos un dolor de cabeza. Con la llegada, hace algunos días, de la nueva gran actualización de Windows 10 –Creators Update—, Microsoft ha puesto más opciones de configuración con las que podemos optimizar el rendimiento de nuestras máquinas.

Limpiar Windows

Lo primero es lo primero: consigamos ganar un poco de espacio en nuestro dispositivo. Si has actualizado a Windows Creators Update, debes saber que hay unos buenos gigas que puedes recuperar. Eso sí, ten presente que con lo que harás a continuación, no podrás volver a la versión anterior de Windows 10, así que piénsatelo bien. Si eres de los que vive al límite, dale caña.

Windows 01

Abre el explorador de archivos, pincha en Este equipo luego clic derecho sobre la Unidad C (o donde tengas instalado Windows) y luego en Propiedades. Ahí mismo en la pestaña General, dale al botón Liberar espacio. En la nueva ventana, dale a Limpiar archivos de sistema. Después de un análisis del disco, te saldrá una nueva ventana en la que puedes elegir qué eliminar. Mi recomendación: marca todo, incluso los archivos de instalaciones anteriores de Windows. Te saldrá una advertencia que dice que no podrás volver a la versión previa a la actualización, pero te harás de unos buenos gigas de espacio en disco, y valen la pena.

Windows 02

 

Privacidad

Si tu PC es tuyo y nada más que tuyo, o incluso si es de uso doméstico y cada miembro de la familia tiene una cuenta en él, te puedes deshacer de varias cosas en la configuración de privacidad, que no hacen más que chuparte RAM y procesador como si no hubiera mañana.

Abre el menú Inicio, Configuración, Privacidad. A la izquierda tienes un montón de opciones para configurar, entre ellas: General, Ubicación, Cámara, Micrófono. Si no necesitas usar la geolocalización, te recomiendo desactivarla, así te ahorras que el sistema esté usando tu ubicación en segundo plano, y mejorarás el rendimiento. De ahí para abajo, es cosa tuya. Puedes desactivar todo, o puedes activar todo eligiendo qué aplicaciones pueden tener acceso a tal o cual cosa, según tu grado de paranoia privacidad. Aquí mismo, te encontrarás con el apartado Comentarios y diagnóstico. Tienes dos opciones: Básico y Completo, las que están detalladas en el mismo apartado. Te aconsejo el Básico, así le entregas a Microsoft lo justo y necesario.

Windows 03

Sin salir de Configuración, sólo volviendo atrás de donde te encontrabas anteriormente, ve a Personalización. Si la apariencia de Windows no es tema para ti, y lo que te interesa es que funcione para hacer las tareas de la universidad, el colegio o el trabajo, entonces puedes desactivar las transparencias en el apartado Colores, justo debajo de la paleta de colores. Ah, aquí mismo puedes usar un Tema Oscuro para la aplicación Configuraciones, tus ojos te lo agradecerán.

Windows 04

Importante: no desactives las Actualizaciones automáticas, estas existen por algo. Aunque no lo creas, las actualizaciones están hechas para mejorar la seguridad, el rendimiento y la usabilidad de tu equipo, por lo que debes instalarlas cuando estén disponibles.

Hay un apartado que me gustaría tocar, y que para quienes valoramos la privacidad esto es algo sensible. Ya desde Windows 8 Microsoft daba la posibilidad de usar el sistema con una cuenta Microsoft, ya sea Hotmail, Live o Outlook.com. Si eres un usuario “de a pie”, y no te interesa tener acceso a algunos servicios, como almacenamiento en la nube con OneDrive, con el que podrás almacenar tus archivos, videos y fotos y tener acceso a ellos desde cualquier dispositivo (mismo servicio que también te ofrece Dropbox y MegaSync), entonces no es estrictamente necesario que uses tu equipo con una cuenta de correo. Ahora, si eres de los que usa Office conectado a OneDrive para tener tus archivos seguros en la nube, sólo es necesario que inicies sesión en los dos servicios específicos, no es necesario que uses Windows con tu cuenta.

Y por último, pero no menos importante, vamos a optimizar el arranque de Windows 10 desactivando algunos procesos que se inician al arrancar el sistema. Aquí debes tener cuidado, porque si desactivas algo que no conoces, te puedes cargar el equipo y nadie quiere eso.

Haz clic derecho en el menú Inicio y de la lista que se despliega selecciona el Administrador de tareas. Ve a la pestaña Inicio y aquí podrás ver todos los programas y aplicaciones que se abren al arrancar el sistema y el Impacto de inicio. Estos servicios se abren para que estén inmediatamente disponibles por si los quieres usar, como OneDrive, iTunes Update, Adobe Update, entre otros. La recomendación es que dejes sólo los que tengan un impacto bajo (o no, es tu decisión), y desactives los medios y altos, a excepción de los relacionados a los gráficos y audio. El resto los puedes cargar manualmente cuando los necesites, no pasa nada si no se inician con el sistema.

Windows 05

Aplicando estos consejos ya te puedes hacer de una mejora considerable en el rendimiento de tu equipo, y al mismo tiempo estarás cuidando tu privacidad, la que por estos días de estar online, está pasando a ser casi una utopía.

Aplicaciones Destacado Microsoft Seguridad Sistemas Operativos Software Tecnología Tutoriales Windows

Tags: , , , ,

¡Vótala!
Buscador de Marlex Systems
Patrocinan Marlex Systems
Archivo de Noticias